Todavía sigo sin poder mantener una conversación fluida en danés, me falta mucho vocabulario y mejorar mi pronunciación. Sobre la gramática, a pesar de que tengo bastantes faltas, le voy pillando es truco, y es que leer todos los días durante 15 minutos la prensa danesa va dando sus frutos. Sin embargo, no es fácil hablar danés (o al menos para mí). Las razones desde mi punto de vista son las siguientes:

 

A) El inglés

¿Que tiene que ver el inglés con el problema de aprende danés? Realmente mucho; la gran mayoría de los daneses hablan inglés y ademas bastante fluido y en cuanto perciben que eres extranjero o tu danés es muy malo comenzarán a hablar inglés sin reparo. El hecho de que los daneses hablen inglés dificulta bastante que pongas a trabajar tu danés (a no ser que no sepas inglés o te hagas el tonto). Te das cuenta de este detalle en cuanto cruzas la frontera entre Dinamarca y Alemania, porque de forma no intencionada habrás comenzado a aprender alemán en la primera gasolinera en la que decidas repostar.

Las películas extranjeras emitidos en la televisión danesa no están dobladas con lo cual viendo la tele no se aprende mucho danés.

A veces me gustaría que los daneses se parecieran en el aspecto del idioma un poco más a los franceses.


 

B) Falta de acentuación

Al contrario del mito popular, el idioma danés tiene acentos (Un ejemplo es la palabra “idé”), otra cosa es que los utilicen habitualmente. ¿Os acordáis cuando eramos unos mocosos que íbamos a la escuela y pensábamos que esto de los acentos era un rollo y una tontería? Pues bien, ese rollo es ahora una necesidad porque pronunciar una palabra con el acento en el lugar incorrecto es la diferencia entre la incomprensión y el entendimiento.

En muchos casos las palabras danesas estarán acentuadas de forma pasiva cuando dos palabras distintas van juntas como “kvalitetscertifikat” (Certificado de calidad) o cuando una palabra utiliza una consonante o vocal semi-muda que obliga de forma indirecta acentuar una parte de una palabra, como por ejemplo “måde” (manera, modo), pero esto por desgracia no es siempre así, lo cual te obligará a memorizar la acentuación.

 

C) Tal como se escribe no es como se pronuncia

Todos las personas que hablan castellano son potenciales disléxicos en danés.  La “B” se pronuncia como la “V” y la “V”… bueno la “V” todavía no se como se pronuncia exactamente. Podría describirlo como una especie de “BF” ligera. La “D” en algunos casos se convierte en una “L” (Hvad)  y en otros casos es una simple “D” (Dag). Si hablas inglés estarás acostumbrado a que consonantes y vocales cambien la sonoridad según la palabra, con el danés es más de lo mismo.

Existen reglas que te pueden ayudar a pronunciar una palabra correctamente, pero pensar en todas esas reglas mientras intentas mantener una conversación no es posible, a no ser que dichas reglas sean sencillas, como la que dice que si una palabra finaliza con “-ER” se pronuncia como una “A” (Ej arbejde vs arbejder).

Básicamente se debe asimilar la pronunciación de muchas palabras.

 

D) Pronunciación difícil

Pronunciar muchas palabras es un poco difícil y no solamente por el desconocimiento de la acentuación, sino porque en muchos casos deberás poner tu garganta para poder pronunciar correctamente muchas de las palabras.

Un bromista me dijo una vez: “Ponte un trapo en boca y mejorarás tu danés”.

 

Hablar dánes es tan dificil que incluso los Suecos y Noruegos se permiten el lujo de hacer bromitas sobre ello.


Por suerte aprender danes en Dinamarca sigue siendo gratis, los ayuntamientos ponen a disposición de extranjeros cursos de danes que harán la experiencia de aprender danés mucho más sencilla, con lo cual solamente tardaré 10 años en aprenderlo en vez de los 20 años que había estimado.