“Dinamarca es muy caro el servicio es malo”. Eso opinan muchos de los turistas que han visitado Dinamarca en el último año y así lo han reflejado casi todos los medios de comunicación daneses este fin de semana.

Titulares como “Comida muy cara y el servicio muy caro: Los turistas extranjeros están cansados de Dinamarca” o “Turistas: Dinamarca es demasiado caro y malo” han sido impresos en algunos medios daneses.

Personalmente me ha sorprendido que los daneses hayan prestado tanta atención a este tema, teniendo en cuenta que en el 2012 los turistas extranjeros aportaron solamente el 2,13% del PIB (Según el Statistikbank).

He leído que algunos turistas se han quejado de cosas como el clima o los elevados precios. Dinamarca por supuesto es caro, ya que los salarios son elevados y eso incluye también al sector de la hostelería. El sector hostelero esta más orientado a servir a los habitantes locales y personas de negocio que a los turistas extranjeros, por lo cual veo difícil que vayan a adaptar el servicio y los precios a estos últimos. Sobre el clima, creo que los turistas que esperaban calor y sol como España o Grecia no han planificado bien sus vacaciones.

Como destino turístico Dinamarca tiene mucho que ofrecer, pero el Gobierno Danés y los estamentos que promocionan el turismo deberían ser más honestos e intentar diversificar las ofertas turísticas según el tipo de visitante . Eso significa crear información fidedigna sobre los servicios turísticos que pueden ser aceptables para los turistas y no hacer más anuncios grotescos donde se fomenta el turismo sexual, o anuncios donde no se acentúan los verdaderos puntos fuertes de Dinamarca como destino turístico y pueden traer algunos mal entendidos entre los turistas.