Normalmente los viernes durante el almuerzo o mientras espero mi turno delante de la maquina de café suelo conversar con algún compañero de trabajo. Durante la conversación suelo hacer preguntas rutinarias del tipo: “¿Como estas?”, “¿Que planes tienes para el fin de semana?” o “¿Crees que este fin de semana habrá buen tiempo?” (Esta última pregunta realizada en un lugar como Dinamarca puede parecer por si sola un oximorón). Lo normal es recibir respuestas del tipo: “Estoy bien ¿y tu?”, “Este fin de semana me voy de farra con los amigos” o “Estamos de suerte, creo que el sábado entre las 12:00 y las 18:00 no va llover”. Pero este viernes mi compañero Thomas ha respondido a mi segunda pregunta con algo fuera de lo rutinario; básicamente me ha dicho: “Este fin de semana voy a participar en un campeonato de Beer Pong”.

Cuando he escuchado “Beer Pong”, he abierto los ojos y he visto la luz. ¿Cual es el deporte en el cual se necesita destreza, concentración, estrategia, pelotas y aguante a beber cerveza? Pues además de el fútbol… en el “Beer Pong”!.


El “Beer Pong” es un juego de origen americano, pero parece ser que los daneses aficionados ellos a beber cerveza más que nosotros a la tortilla de patatas, han hecho sus propia variante y lo han rebautizado como “Øl Pong”. Los daneses incluso tienen una Asociación Danesa de Beer Pong y competiciones oficiales.